Lunátikkos

Lunátikkos

GRACIAS,MILLONES DE GRACIAS POR HABER ESTADO AHÍ.HASTA SIEMPRE.....
 
ÍndiceÍndice  OcioOcio  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Atrevidos versus tímidos en la cama

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
mvp


avatar

Cantidad de envíos : 3710

Sexo : Masculino

Zodiaco : Sagitario

Edad : 31

Localización : yauco,puerto rico


MensajeTema: Atrevidos versus tímidos en la cama   Dom 13 Mayo 2012, 07:27



Fetiches, juguetes, disfraces, fantasías, películas porno, bondage... Son muchos los elementos y prácticas sexuales, considerados por algunos como más osados o kinky, que las personas incluyen en su repertorio íntimo con el fin de alimentar el disfrute en pareja y aumentar la excitación.






Para muchos, se trata de estrategias perfectas para encender –y mantener viva– la llama entre ambos, que suelen ser muy buenas a la hora de experimentar en la cama. La clave está, según ellos, en tener la mente abierta y libre de prejuicios cuando de sexo se trata.

Sin embargo, existen otros –quizás más tímidos o conservadores– que no son tan abiertos en la intimidad, por lo que les cuesta probar cosas nuevas. De hecho, de acuerdo con los sexólogos, a este tipo de personas le puede incluso asustar ciertas posiciones o instrumentos sexuales, al punto de sentirse herido emocionalmente.

Riesgo a herir
Ambas posturas (atrevida vs. recatada) son perfectamente válidas, máxime cuando en la sexualidad siempre se deben respetar tres reglas básicas: sentirse cómodo, que ambos estén de acuerdo y que no se haga daño a nadie, incluyendo a terceros.


Ahora bien, ¿qué sucede cuando estos dos tipos opuestos de personas se encuentran en la cama? Según explica la psicóloga y sexóloga Alicia Fernández, los posibles efectos en la vida íntima de esa pareja no son muy alentadores.

“Si uno de los dos miembros ha desarrollado estas prácticas llamadas kinky y el otro no, pues posiblemente la otra persona no esté de acuerdo con llevarlas a cabo, y puede suceder que se afecta psicológicamente o que meramente decida terminar con la relación”, advierte la Dra. Fernández, presidenta de la Asociación Puertorriqueña de Educación, Consejería y Terapia Sexual.

“Pueden desarrollar depresiones, trastornos sexuales, aversión al sexo y autoestima baja, porque la persona entiende que la están usando para llevar a a cabo unas manifestaciones sexuales completamente inadecuadas. Puede llegar a pensar que no sirve”, detalla la especialista.

¿Qué es “kinky”?
La sexóloga aclara que, aunque las conductas kinkys son diversas, todas a grandes rasgos pueden definirse como esas manifestaciones sexuales “que no están necesariamente sujetas a las normas establecidas por la sociedad”.

“Para muchos, el sexo kinky es una práctica que involucra muchas maneras no convencionales, tal vez prohibidas desde la perspectiva legal, para llevar a cabo su sexualidad. Hay diversidad de prácticas kinky que se utilizan para llevar a los extremos la excitación sexual de una o más personas”, señala la Dra. Fernández.


“Algunas de estas prácticas pueden ser más severas que otras y algunas pueden provocar, incluso, la muerte, como la asfixiofilia, con la que se busca incrementar la excitación y el orgasmo mediante la privación de oxígeno”, destaca la doctora, quien labora en la Clínica de Sexualidad Humana.

La especialista matiza sus expresiones señalando que otras conductas placenteras en la línea de lo kinky no tienen por qué ser peligrosas. Entre ellas menciona el fetichismo (el uso de objetos inanimados o partes del cuerpo para alcanzar el placer), la urofilia (se produce la excitación viendo orinar a la pareja o siendo orinado) y frotteurismo (el frotamiento de los genitales contra ciertas partes del cuerpo del otro).

Asunto de perspectiva
La clave para que las manifestaciones atrevidas o kinkys aumenten el placer erótico en lugar de reducirlo –o espantarlo– está en que ambos miembros de la pareja se sientan a gusto experimentando con la sensualidad.

Para que esto ocurra, la sexóloga consultada aconseja tener una buena comunicación, pues con las palabras se puede no sólo encender el interés sexual, sino también mejorar grandemente las relaciones íntimas.

“Hay algunas de estas prácticas que no le provocan daño a la pareja y que, en cambio, abonan a la excitación de la pareja. Pero ya cuando la persona pierde la perspectiva de la realidad y provoca daño a sí misma o a segundas o terceras personas, o cuando depende única y exclusivamente de esas manifestaciones sexuales para su satisfacción, entonces se debe buscar ayuda profesional”, subraya la Dra. Fernández.

En estos casos, la intervención de un sexólogo, psicólogo o psiquiatra será crucial para diagnosticar el o los trastornos presentes y comenzar con el proceso de intervención terapéutica.

“Trabajando la problemáticas desde una óptica tanto psicológica como sexual se pueden retomar las prácticas íntimas de una manera responsable y saludable para ambos miembros de la pareja”, concluye la especialista en sexualidad humana.
Volver arriba Ir abajo
 
Atrevidos versus tímidos en la cama
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» hay dias que mejor no se levanta uno de la cama
» 2 colchones o camas auxiliares hinflables (cama de 90)
» Primera noche de Álvaro en su cama y su habitación
» ¿Te cuesta salir de la cama?
» Que la rutina no invada la cama

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Lunátikkos :: FOROS TEMATICOS :: Hablemos de sexo...sin censura-
Cambiar a: